martes, 24 de marzo de 2009

Fringe, erre que erre.



Fringe es una serie de la Fox producida por JJ Abrams, conocido sobre todo por Alias y Lost. El episodio piloto se emitió el 9 de septiembre en Estados Unidos batiendo el record del primer episodio de Lost como el más caro de la historia: 10 millones de dólares.

La serie tiene evidentes paralelismos con Expediente X en su argumento. Una agente del FBI, Olivia Dunham (Anna Torv) investiga una serie de sucesos extraños que se denominan “el patrón”, tras los cuales parece encontrarse una multinacional con la grandilocuente denominación de Massive Dynamics. Una especie de Mycrosoft pero sin faja.

La agente Dunham cuenta con la ayuda de un científico brillante pero algo sonado, Walter Bishop (Jonh Noble) y de su díscolo hijo, (Joshua Jackson). A John Noble le recordaremos sobre todo por su interpretación del rey Denethor en “Las dos torres”, a Joshua Jackson por su personaje de Pacey en “Dawson Crece”. Anna Torv es prácticamente una desconocida fuera del circuito televisivo de su país.

La serie no ha tenido mala acogida en su estreno, aumentando posteriormente su audiencia en los siguientes episodios. Lo cierto es que Fringe no está mal hecha, pero aporta más bien poco. Su parecido con Expediente X es apabullante, y eso unido a que los personajes, si exceptuamos la relación del profesor con su hijo, no lucen demasiado y hacen que sea un producto decepcionante.

Ni siquiera los incondicionales de JJ Abrams, entre los que desde luego no me encuentro, la encontrarán demasiado atractiva, ya que no siguen su patrón argumental de palo/zanahoria que tanto ha usado en Lost, sino uno más convencional. Tratar de reproducir el éxito de una serie mítica utilizando su misma fórmula no garantiza el éxito. Una formula ya manida, resobada y agotada, como se demostró en la última película de la factoría Expediente X.

La conspiranoia sobrenatural ya no vende, habría que dejarla en barbecho un tiempo si no queremos quemarla definitivamente. Y la Fox erre que erre. Pues vale.

No hay comentarios: