martes, 10 de febrero de 2009

No me fio del Sherlock Holmes de Guy Ritchie

El milagro de la desintoxicación hecho carne. Alabado sea.

Las nuevas fotografías del rodaje del Sherlock Holmes de Guy Ritchie no me dan buena espina. Ese Robert Downey Jr a torso descubierto en el foso me recuerda al club de la lucha o una peli péplum. Parece que los filmes de Ritchie se han convertido en un pase de vigoréxicos que deben mostrar su fervor por los esteroides y los electro estimuladores.
Y no es que tema que el personaje se aleje del tópico, impuesto precisamente por el cine, que se tiene del personaje. El ideólogo de este Sherlock moderno es un tal Lionel Wrigan, autor de un cómic inédito en el que se basa el film y productor del mismo. Wrigan quiere ofrecer un personaje dinámico, que no rehúye lo físico e incluso es experto en artes marciales.

Basil Rathbone y Nigel Bruce, el dúo dinámico.

Pues vaya novedad. El que conozca al Sherlock literario sabrá que nada de esto es nuevo. La imagen que se tiene del personaje, la más conocida al menos, es la que popularizaron actores como Basil Rathbone o Peter Cushing. Sobre todo Rathbone personificó al detective como el perfecto caballero inglés y maestro del arte deductivo.

Mister Peter Wilton Cushing, con aire abstraído.

Fue posteriormente Jeremy Brett el que le dio al personaje literario una mayor fidelidad en la adaptación. Descubrió, a aquellos que no se habían acercado al personaje por las letras, al Holmes misógino y platónicamente enamorado de Irene Adler, al boxeador nato, al yonqui de la coca al 7%, al violinista consumado y al hombre irascible y genial que sabe ser un fiel y devoto amigo (un día comentaré los paralelismos entre el doctor House y el detective de Baker Street).

Jeremy Brett, siempre en nuestros corazones.

Por lo tanto, además del aire auténticamente británico y cockney que Ritchie le pueda dar al filme, no entiendo qué se puede aportar de novedad a la obra de Conan Doyle. Sospecho más bien que el uso de la marca Sherlock Holmes no es más que un truco de mercadotecnia para acercarnos a un producto descafeinado, cuya semejanza con el original no será más que la denominación y una mera ambientación de época. De momento, aunque sienta una sincera devoción por Robert Downey Jr, su físico no encaja en absoluto con el del personaje. Algo que no me preocupa, ya que su ingenio puede suplir con creces esta carencia dando al a su interpretación una chispa especial. Curiosamente su compañero de reparto, Jude Law, me parece más adecuado para el papel, al menos por su apariencia.
En fin, esperemos que el film no resulte la decepción que creo va a ser. Al parecer están preparando una trilogía que, mucho me temo, va a resobar aún más a un icono literario ya de por sí bastante manido. Veremos.

3 comentarios:

Almas Oscuras dijo...

A mí también me sorprendió la fotografía de Robert Downey. No me preocupa tanto la reinterpretación que se pueda hacer del personaje como el propio trabajo de Ritchie tras las cámaras. Hasta el momento Ritchie tan sólo ha salido airoso de aquellas historias sobre criminales y rateros de segunda fila ambientadas en los suburbios londinenses (geniales Snatch y Lock&Stock). Temo que con su visión de Sherlock Holmes nos quiera volver a contar la misma película pero con una ambientación de época.
Ya veremos...
Saludos

Manu dijo...

Eso me parece a mí, que Ritchie sea incapaz de ofrecer algo más de lo que acostumbra. Hay directores que demuestran tener un estilo propio, el problema es que a veces todo lo que hacen se parece demasiado y te da la sensación de estar siempre viendo la misma película. Veremos.

carlos dijo...

Bueno... También está Robert Downey Jr. en la peli y yo le veo en el personaje... Irónico, adicto, inteligente, un poco salvaje... Puede ser un Holmes interesante. Aunque, donde esté Basil Rathbone que se quiten todos.