viernes, 6 de febrero de 2009

Carnivale y el fin de la época dorada.



Uno se queda con cierto desasosiego cuando termina la segunda temporada de Carnivale. No solo porque su final sea abierto, y porque quedan mucho secretos por descubrir. Ocurre que, con las buenas series, siempre suele haber ganas de más.

Aunque nunca se sabe. Hay numerosos ejemplos de series con buen comienzo y que, al perpetuarse demasiado, acaban desvirtuándose. Una retirada a tiempo, en este y otros ámbitos de la vida, ahorra muchos disgustos. Me pasó con Lost. Aunque quizá no porque se alargase demasiado, la abandoné a mitad de la tercera temporada. Como ya he comentado en otros post, Lost ahonda demasiado en la trampa, y los giros argumentales frecuentes acaban por hacerme perder la paciencia. Me recuerda demasiado al denostado Shyamalan (alias el Hombre Pirueta). Posiblemente en un tiempo prudencial recupere la serie y vea hasta su quinta temporada, aunque no creo que sea proximamente. Respeto a sus seguidores, pero no creo que nunca sea un lostie.

Pero estábamos hablando de Carnivale. En su conjunto una serie destinada al culto. Enigmática, atípica, ambientada en un tiempo tan difícil como lo fue la Gran Depresión. Una periodo que va de perlas para escenificar esa lucha providencial entre dos fuerzas sobrenaturales: el Príncipe y el Predicador.

En su primera temporada su ritmo es más pausado. Va revelando algún que otro secreto, descorriendo el telón para descubrir a personajes torturados, desgastados por el polvo del camino y el peso de sus recuerdos. La trama es lenta, enigmática, como un prólogo de la tormenta que se avecina.

La segunda temporada es más frenética, la búsqueda mutua de los dos protagonistas se hace intensa. Cada uno de ellos sabe quién es, cuál es su cometido y quién su enemigo: así que sólo queda culminar su destino. El final, no es del todo predecible. Hay sorpresa y queda abierto, aunque como bien sabemos, HBO decidió candelar la serie. Francamente un pena. Aún hay entregados seguidores que quieren su regreso, aunque, como ocurrió con otra obra maestra como Deadwood, no creo que sea posible. También se rumorea que en ambos casos cerrarán las series con una película. Poco probable, también. ¿Será el principio del fin de la época dorada de las series? A lo mejor.

7 comentarios:

carlos dijo...

¿Una película de Deadwood y otra de Carnivale?
Sería maravilloso... No puede ser cierto...

Deadwood y Carnivale tiene un lugar en mi Olimpo particular de series maravillosas... Te alabo el gusto, Manu.

Aun no he visto la segunda temporada de Carnivale. La tengo en lista. Ya te contaré.

Un abrazo, Manu.

Manu dijo...

Pues está genial, te lo aseguro. Sobre las películas, HBO tiene la mala costumbre de cancelar algunas de sus mejores series y sembrar rumores de que las concluirá con películas. Sobre Deadwood se hablaba de dos, pero aún no se concreta nada y el tiempo juega en contra, obviamente. Lo mismo pasa con Carnivale.

carlos dijo...

Pues para mi que ya no habrá películas... Tendremos que soñar un final para la "troupe" de Carnivale por los polvorientos caminos de la Gran Depresión.

Ferkurt dijo...

Nombras mis dos series preferidas, posiblemente dos de la historia de la televisión, como son Carnivale y Deadwood....Es una pena que las cancelen de esas maneras (como a muchas otras series), pero supongo que en ello tiene que ver el alto coste de producción que conllevan...Y es que mantener el nivel (no sólo en lo referente al guión) en dos series de este calibre...cuesta.

Aquí en España no tenemos ese problema. Esas series aquí no son adoradas más que por unos pocos frikis, mientras que el 90% restante se dedica a ver las faenas de dos taberneros, su lío mecánico, los niños precoces y la madre que la (o "los") pario...

SALÚ

Ferkurt dijo...

antes quise decir "dos de las mejores series de la historia de la televisión"...XDD Que parezco mongo

Davo Valdés dijo...

Ya conseguí la segunda temporada la cual veré con mucha emoción y con tristeza al saber que ya no hay nada después :( MALDITA SEA!!

Anónimo dijo...

Pues a mí me parece un tostón de los gordos. No he conseguido terminar de verla, la he dejado en el episodio 6 de la segunda temporada. Era un suplicio pensar en ponerme a ver un episodio, así que desistí, y no me arrepiento. No me interesa saber qué pasó.
UNA DE LAS PEORES SERIES QUE HE VISTO EN MI VIDA.