jueves, 4 de diciembre de 2008

My Bloody Valentine, un San Valentín realmente divertido


Sí, ya sé que este tipo de películas de asesino en busca de venganza por una afrenta pasada son todas iguales, y si ademas es un remake (redo le llaman, es más corto), pues más de lo mismo.

Pero es un vicio de juventud que no puedo quitarme. Este tipo de películas que no aportan nada más que pasar un rato (bueno o malo, al fin y al cabo son de terror) siempre ocupan una espacio preeminente en mi disco duro multimedia.

En este caso se trata de "My Bloody Valentine 3D", una versión del original que se estrenó en el 81. Como en la clásica "Halloween", seremos testigos de cómo un asesino aprovecha una festividad popular para perpetrar su sangrienta venganza. Esta vez el sujeto es Harry Warden, un minero cabreado que tras sufrir un accidente laboral y quedar en coma, despertará para hacerselo pagar a todo bicho viviente. Seguramente porque le habrán negado la baja o algo así, ya sabemos como anda el tema de la seguridad social por esos lares. Al fin y al cabo su actitud puede ser comprensible.

Los encargados de producir esta joya del cine moderno son los chicos de LionGate, que van camino de convertirse en la Hammer del siglo XXI. Yo francamente siempre les estaré agradecido por haber tenido el valor de distribuir "The House of 1.000 Corpses", la ópera prima de Rob Zombie que ni Universal ni la Metro tuvieron redaños para estrenar.

Sí, ya sé que sólo es Rock & Roll, pero me gusta.


video

No hay comentarios: