jueves, 18 de diciembre de 2008



Está claro que con True Blood no se ha inventado nada. Vampiros, hombres lobo y demás seres literaria y cinematográficamente trillados se dan cita en esta serie de HBO. Lo que le da un toque especial a la serie es su tratamiento, y su escenario. Ese sur misterioso, mágico y profundo que Eastwood ya nos mostró en "Medianoche en el jardín del bien y del mal". Un territorio donde el decadente aire sudista se mezcla con el vudú cajún y el ambiente post segregacionista.

En este escenario se desarrolla una serie que pone énfasis en ese vampiro contemporanero que creó Anne Rice, retorcido, sensual, fascinante y atormentado. La novedad es la situación que se plantea: los vampiros hacen un outing masivo y quieren integrarse en el mundo de los vivos. Incluso tienen su lobby pro derechos y un sustitutivo a la sangre humana, True Blood, una suerte de mejunje japonés que debería evitar que saltasen continuamente a la garganta de sus conciudadanos vivos.

Esta supuesta integración donde los otrora seres diabólicos luchan por su cuota de corrección política da pie a multitud de situaciones interesantes, tratadas con ciertas dosis de humor negro. Eso sí, todo el argumento gira alrededor de Sookie, (Anna Pakin) una encantadora rubia cajún con un talento especial, leer la mente.

Francanmente, no creo que la baza principal de la serie esté en la protagonista. Es un personaje plano y bastante previsible, con su bondad innata y esa cargante superioridad moral que despliega. Lo que hace funcionar a la serie, al igual que la "Medianoche..." de Eastwood, son sus maravillosos secundarios: Tara, Lafayette, Bill, e incluso el sexualmente desenfrenado hermano de Sookie, Jason. Ellos son los que crean realmente expectación en la serie con sus evoluciones.

En definitiva, True Blood no aporta excesiva novedad, acaso la de ser la primera serie de vampiros creada para un público adulto (sí, pensaba en la tediosísima y previsible Buffy) y el desarrollarse en ese escenario tan fascinante. Recomendable sin más.

1 comentario:

Almas Oscuras dijo...

Empecé a verla con muchísimas ganas. Ahora estoy por el 4º capítulo y estoy pensando seriamente en pasar de ella. No está mal. Entretiene. Pero está lejos de lo que me esperaba.
Genial el blog.
Te he añadido a los favoritos de Almas Oscuras.
Nos seguimos leyendo.
Saludos